A medida que nos cuidamos a nosotros mismos, nos convertimos en curadores, para los demás y para el planeta.

El estado natural del cuerpo es en salud, pero, a través de los pensamientos negativos y emociones como la preocupación, stress, miedo, enojo, ira, impacta en nuestro cuerpo cada célula que afecta el sistema inmunológico, el sistema nervioso , el aparato digestivo e incluso la piel.

Fotos de stock gratuitas de acción, actividad, activo

La madre naturaleza, a través de todos nuestros sentidos, nos regala una gama hermosa para sanar, no solo el cuerpo, sino que calma la mente y también el espíritu.

Todo es importante, pero en esta ocasión platicaremos de los árboles. Un árbol no solo genera oxigeno también recoge dióxido de carbono, atrae la lluvia, su sombra es como tener 9 enfriadores, hogar de muchas especies. Energéticamente hablando, son muy poderosos con sus raíces en la tierra y sus hojas al cielo.

Un excelente regalo es sentarse bajo su sombra, cerrar los ojos y respirar calma tu mente, te da armonía y paz.

CÓMO CAPTAR LA ENERGÍA DE LOS ÁRBOLES. 

La energía que emanan los árboles, al igual que la nuestra, es invisible al ojo físico, es lo que llamamos “aura”, muy perceptible sensitivamente. Deberíamos conversar con lo árboles. Es bien conocido que hay muchas personas capaces de captar las vibraciones de los árboles y escucharlos a la vez que comunicarse con ellos.  El árbol, al igual que las personas, emiten vibraciones energéticas constantemente y son perfectamente asimilables por el ser humano, se pueden absorber y podemos beneficiarnos de sus efectos.

Mujer Joven Positiva Bailando En La Pradera En Día Soleado
“Lo que la gente de la ciudad no entiende es que las raíces de todos los seres vivos están entrelazadas. Cuando un árbol majestuoso es derribado, cae una estrella del cielo.”  Chan´Kin Viejo, líder lacandón.

Son numerosos los mitos de todo el planeta que cuentan cómo, al principio del mundo, el Cielo y la Tierra se comunicaban entre sí a través de los árboles. Eran un nexo entre dioses y hombres, entre una vieja y una nueva era, una antigua y una nueva conciencia.

Los árboles templo, son conocidos en todas las tradiciones: Los santuarios del árbol del sintoísmo japonés, los árboles juraderos, de concejo o de junta de Europa Occidental, el árbol de la palabra africano, los árboles centrales o tótems americanos, el árbol como parlamento y lugar de reunión.

Desde este punto de vista, los humanos compartimos una cultura, cualquiera que sea nuestro origen, raza o sistema de creencias, el árbol parece haber sido un punto de acuerdo y encuentro natural. No es fácil abrirse para comunicarse con los otros seres vivos o los elementales que viven en los árboles, pero es una oportunidad para incrementar nuestra sensibilidad espiritual.

Esto es necesario para el bienestar de la naturaleza y para mejorar nuestra supervivencia hoy amenazada por la crisis ecológica que hemos inducido por el consumismo y la pérdida de conciencia holística.

Existen dos formas fundamentales de captar la vibración energética de los árboles:

A TRAVÉS DE LA EMANACIÓN ÁURICA DEL ÁRBOL.

Su extensión es más o menos grande según las características de cada árbol y su situación ambiental. Bastará penetrar en su radio de acción. Este tipo de energía se absorbe con el simple hecho de pasear por un bosque, conscientemente podemos aumentar su captación regulando nuestra respiración a un ritmo tranquilo y algo profundo. 

Mujer Y Perro Paseando En El Bosque

En la práctica, podemos hacer:

  1. Camina entre los árboles y escoge alguno que te llame la atención.
  2. Acércate a él, obsérvalo y capta su energía, no trates de analizarlo mentalmente o de establecer un vínculo emocional. Sólo nota su tono vibratorio.
  3. Tócalo al mismo tiempo que cierras los ojos, con tu mano izquierda. Reconoce su fuerza y su influencia en el entorno. Acepta esa energía sin más y pregúntate si deseas recargarte a ti mismo con esa fuerza.
  4. Establece contacto con la energía del árbol mediante tu corazón energético. Vacía tu ruido interno, fluye en el amor y escucha al árbol. Capta su espíritu. Preséntate con tu nombre y entra en un espacio donde la comunicación es energética y no sonora. Puedes pedir consejo sobre cualquier situación que necesites, cargarte de energía, relajarte o aceptar su sabiduría.
  5. Escúchala en tu corazón, da las gracias, levántate y despídete poniendo tu mano derecha sobre su tronco.

EN CONTACTO DIRECTO CON EL ÁRBOL

Árbol De Hojas Verdes

Desde la antigüedad, se sabe que cada árbol alberga un espíritu que le confiere una fuerza determinada, una energía que le da un poder genuino y exclusivo, según a la clase que pertenezca. En ocasiones podemos buscar la fuerza del árbol para mitigar el dolor de una enfermedad, para superar las preocupaciones o simplemente para conseguir alcanzar nuestro propio equilibrio. Este intercambio energético no afecta negativamente al árbol, ya que este las transmite a la Madre Tierra y esta las transmuta completamente.

En las técnicas orientales, como el chi-kung, hay una postura que se llama “abrazar el árbol”. Esta posición estática alinea todos los huesos del modo más eficaz posible.

Buddha se iluminó bajo una higuera. Jesús estuvo en el monte de los olivos. A los cátaros les gustaban las acacias. Los Druidas preferían la fuerza masculina del roble para usar su sabiduría. Los jóvenes enamorados buscaban el tilo para confiar sus intimidades amorosas porque representaba el vigor de Venus.

De cualquier modo, existen diferentes clases de árboles y es un ejercicio interesante conocer las diferentes energías que fluyen a través de ellos. Una buena forma de hacerlo es abrazándolos, al mismo tiempo que nos hacemos un mismo ser con él.

¿Quieres restaurar este hermoso planeta? Siembra muchos arboles

Araceli Soto 

Mail: arasotog@hotmail.com

Facebook: Ara Soto

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada.